Loading...

STS 630/2019, de 18 de diciembre, sobre la inexistencia del delito de apropiación indebida para las personas jurídicas.

i. Analiza la STS 630/2019, de 19 de diciembre (Ponente Excmo. Sr. D. Antonio del Moral García) en su Fundamento Jurídico Quinto, la responsabilidad de una persona jurídica por el delito de apropiación indebida cometido por su administrador único, condena que alcanzó, ex art. 251 bis CP, una pena de multa de 309.444 € y su disolución.

La Sentencia señala la imposibilidad de comisión de ese delito por las personas jurídicas, de acuerdo con el principio de legalidad penal, al haberlo descartado el legislador, no existir previsión alguna para el art. 253 CP aunque se aplique la tipificad y penalidad del art. 250 CP a la persona física (por remisión del art. 253), por referir el art. 251 bis CP, exclusivamente, a las estafas.

Además de lo anterior, señala la Sentencia el camino para estos supuestos desde la perspectiva de la responsabilidad civil: puede alcanzarse la solidaria con la persona física responsable superando la subsidiaria (art. 120 CP), a través de la figura del partícipe a título lucrativo, a través del art. 122 CP.

ii. La sentencia concreta lo anterior con el siguiente contenido: “QUINTO.- El rechazo de los alegatos específicos que se recogen en los dos primeros motivos encauzados a través del art. 849.1º LECrim no impide en virtud de lo que ha venido a conocerse como doctrina de la voluntad impugnativa analizar otras cuestiones que, aún no siendo expresamente denunciadas, aparecen implícitamente cuestionadas en los amplios términos de la impugnación y que suponen la conculcación de normas penales sustantivas, aunque sea a través de esa flexibilización, autorizada por la práctica, de la estricta ortodoxia casacional.

De una parte, llama poderosamente la atención la condena como responsable penal en virtud del art. 31 bis CP de la sociedad por cuya cuenta actuaba el acusado. Era correcta la condena si estuviésemos ante una estafa ( art. 251 bis CP). Pero habiéndose decantado la Audiencia por el delito de apropiación indebida, la respuesta no puede ser más que la absolución. Tal delito, por paradójico y poco explicable que ello pueda resultar, no se encuentra incluido entre aquellos para los que el legislador de 2010 (y luego 2015) implantó un régimen de responsabilidad penal de personas jurídicas. El art. 31 bis 1 CP se refiere a los supuestos previstos en el Código. Y en la regulación de la apropiación indebida no existe un precepto paralelo al art. 251 bis. No hay responsabilidad penal corporativa en esa infracción. Sí debe permanecer su responsabilidad civil subsidiaria (que, por cierto, posiblemente hubiera sido preferible catalogar como solidaria – art. 122 CP-, lo que además sería lo que además sería obligado si fuese responsable penal como indebidamente estimó la Audiencia: art. 116.3 CP)“.

STS 630/2019, de 18 de diciembre
2020-01-15T19:37:10+00:00 13 January, 2020|Jurisprudencia|
X
X