Loading...

STS 530/2019, de 31 de octubre, sobre los efectos de las operaciones de modificaciones estructurales de sociedades mercantiles en la transmisibilidad de la responsabilidad civil subsidiaria (at. 120.4 CP) y la responsabilidad penal de la persona jurídica (31 bis CP)

1. Analiza la STS 530/2019, de 31 de octubre (Ponente Excmo.Sr.D. Vicente Magro Servet), en su Fundamento Jurídico 20 y al hilo del estudio de los efectos de la declaración de la responsabilidad civil subsidiaria (RCS) del Banco de Sabadell (art. 120.4 CP) por hechos cometidos por un empleado Caixa d’Estalvis del Penedès, las operaciones de modificaciones estructurales de sociedades mercantiles y su relación con el art. 120.4 CP.

El autor del delito del que dimana la responsabilidad civil y la RCS nunca fue trabajador del Banco de Sabadell, pero la entidad adquirió en mayo de 2013 a Banco Mare Nostrum los activos, pasivos y demás elementos que integraban el negocio bancario de la Dirección Territorial de Cataluña y Aragón de Caixa d’Estalvis del Penedès, en la modalidad de “cesión global” parcial de activos y pasivos de las previstas en la Ley nº 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles. El empleado no pasó a integrarse en la plantilla del Banco Sabadell, sino que quedó a BMN; y, por otra parte, BMN no desapareció del mundo jurídico, y siguió siendo una persona jurídica plenamente capaz y existente a todos los efectos.

La Sentencia concluye que cuando el Banco de Sabadell adquiere el negocio bancario correspondiente a la Dirección Territorial del BMN en Aragón y Cataluña, lo que adquiere es todos los activos y pasivos de este territorio, y dentro de este pasivo se encuentra el generado a Caixa del Penedés por la actividad delictiva de su empleado cometida en su oficina 0112 de Barcelona, cuya vinculación laboral no se discute. Dado que la cesión conlleva la correspondiente sucesión de empresas y que las cuentas y depósitos de los clientes del territorio de Aragón y Cataluña formaban parte del pasivo adquirido por el Banco de Sabadell, dicha entidad debe responder como responsable civil subsidiario. No tiene relevancia exoneratoria que el autor del delito no fuera empleado de la recurrente al momento de los hechos. La cesión provoca la transmisión de este débito. Tampoco lo es que los hechos hubieran ocurrido antes de la fecha de la cesión. Esta operación transmite la responsabilidad civil como deuda. La responsabilidad civil no se extingue en supuestos de cesión de empresas, porque la sucesión no priva al acreedor de su acción que en este caso se ejercita en el proceso penal y que puede ejercitar la fiscalía frente a quien sea considerado responsable ex art. 120 CP.

2. Resuelta de esta forma la cuestión, la Sentencia, obiter dicta, avanza un paso más y se adentra al final del fundamento de forma genérica homogeneizando, en estos supuestos de modificaciones estructurales, la transmisión de la responsabilidad civil y la responsabilidad penal con el siguiente contenido:

Con ello, el régimen de la responsabilidad penal de las personas jurídicas, incluso, no solo en materia de responsabilidad civil pretende, lo que es clave en el tema que tratamos, y es que se huya de que en un supuesto de transformación societaria se busquen mecanismos para “escapar” de un régimen de imposición de penas a la empresa que se transmite, para que la adquirente asuma activo, pasivo y hasta “la pena” impuesta en el régimen de responsabilidad penal ex art. 31 bis CP.

Si no se produjera la transmisión de la responsabilidad penal y civil en los supuestos de modificación estructural de las sociedades mercantiles podrían admitirse supuestos de fraude en estas transmisiones para dejar sin cumplir la pena, o escapar de los regímenes de la responsabilidad subsidiaria del art. 120 CP en la modalidad de los nº 2 o 3 CP, dejando a las víctimas y perjudicados sin percibir sus indemnizaciones ante una transmisión societaria de transformación de su estructura y denominación social.

La propia Circular de la FGE 1/2011 relativa a la responsabilidad penal de las personas jurídicas conforme a la reforma del código penal efectuada por Ley Orgánica número 5/2010 señala sobre este punto que” El precepto trata de evitar la elusión de la responsabilidad penal por medio de operaciones de transformación, fusión, absorción o escisión”.

Con ello, vemos que existe un régimen de evitación de la extinción de la responsabilidad penal y civil en supuestos de reordenación empresarial y transmisión de activos y pasivos, en cuanto se asume por el adquirente el activo y el pasivo con la contraprestación que se haya pactado en el contrato de cualquiera de las modalidades del art. 1 de la Ley 3/2009, y entre ellas la de cesión prevista en los arts. 81 y ss Ley 3/2009. Y, en cualquier caso, las vicisitudes que operen entre cedente y cesionario no perjudicarían a la responsabilidad civil subsidiaria del art. 120 CP por delito cometido por empleado de entidad bancaria del cedente, ya que se transmite a quien asume el activo y el pasivo sin exclusión posible“.

STS 530/2019, de 31 de octubre
2019-11-21T09:56:45+00:00 21 November, 2019|Jurisprudencia|
X
X